Waifus, ¿Increíble o razonable?

En la actualidad, la difusión de información es inmensa. Basta con tener cuenta en facebook, twitter o g+ (o las 3!) y seguir a algún grupo de noticias sobre un tema que te interese para tener toda la actualidad sobre eso. Hoy en día, no es extraño que una noticia que se publica en Japón a la mañana, por la tarde ya este traducida y publicada en 8 idiomas.

Es de esta forma que las modas y costumbres de un país se transmiten a otros a través de internet, gracias al masivo aparato difusor que representan las redes sociales (y en el caso de anime, 4chan también). A veces, estas noticias pasan primero por USA, ya que hay mas gente que habla inglés que japonés, pero el retardo es mínimo de todas formas.

Uno de los tantos hábitos de los otakus nippones que han desembarcado en el fandom latino es el de las “waifus”. Algunos se podrán estar preguntando ¿que mierda es una waifu?, la respuesta es la siguiente: Waifu, es la romanización de la palabra inglesa Wife, que significa esposa. Y se utiliza para determinar que un cierto personaje de anime (manga o videojuego) es tu “esposa”. En pocas palabras, una waifu es un cierto personaje por el cual, el fanático, tiene sentimientos mas complejos que una mera atracción “física”. Un personaje con el cual quisiera casarse y compartir su vida.

Aqui la escena que popularizó el uso de la palabra (gracias Awa por el aporte y recordatorio). Al profesor Kimura se le cae una fotografía de una bella mujer, mientras las chicas se preguntan de quien se trata, Kimura se acerca y dice “Mai Waifu” (My Wife, mi esposa).

Nota: Si el personaje ficticio en cuestión es masculino, “Mai waifu” se transforma en “Mai Husbando” (My Husband, mi esposo). Aunque este término es mucho menos popular, pensé que valía la pena hacerle una mínima mención tal y como hice cuando hablé de terminos como el Moe, el Loli, el Tsundere o los generos del anime ^^ .

Conversando con un amigo sobre esto me dijo: “Wow, que increible que alguien se enamore de un personaje ficticio”, y me puse a pensar…. ¿Realmente es tan ilógico?, razonándolo durante un tiempo llegue a la conclusión de que tiene bastante sentido en realidad. Dividí mi análisis en dos partes:

  1. Atracción física: La explicación para esto es muy simple. Si a un hombre le atrae sexualmente el cuerpo de una mujer… Un dibujo detallado de una esbelta mujer, resaltando sus cualidades mas eróticas y comportándose de manera idónea según la expectativa del hombre promedio, es natural que le excite también. No por nada desde que se puede pintar, se han pintado mujeres desnudas.
  2. Conexión emocional: Ok, esto podría sonar mas complicado de explicar, pero no lo es. ¿Como se adquiere una conexión emocional con una persona real?, lo mas común es que uno conoce a esa persona, primero superficialmente, y luego de un tiempo de compartir se entera de sus sueños, su historia, infancia, su familia, sus amigos, etc. Cuando uno llega a conocer a otra persona es cuando se siente cercano a ella.
    Con los personajes de anime suele suceder igual. Primero la chica es presentada brevemente, luego a traves de la historia, el espectador puede conocer su pasado, sus miedos, sus gustos, su familia, amigos/as, sus sueños e incluso puede escuchar que piensa en ocasiones. Es natural que el espectador sienta que conoce al personaje de toda la vida, y de ahí surja esta conexión.

Queda por supuesto el tema de la imposibilidad de contacto físico, por parte del fan con su waifu, supongo que algunos no necesitan ser capaces de expresar su afecto físicamente para tener verdaderos sentimientos por alguien.

En definitiva, las waifus, no son mas que una moderna variedad del viejo amor platónico. Como quienes se enamoran de una actriz de cine: no pueden tocarla, conocen toda su historia y les atrae físicamente. Es casi lo mismo, con la mínima diferencia de que es la representación de una mujer en vez de una mujer el objeto de deseo.

Asi que en mi opinión, me parece algo perfectamente lógico y sobretodo inofensivo todo este tema de las waifus. Sin contar que muchos pueden tener su waifu y aún así llevar una vida amorosa normal, una cosa no quita la otra. Por eso, considero bastante cerrados de mente y retrógradas a quienes se horrorizan e insultan a los otakus.
¿Gente apasionada por la animación japonesa suena ridículo?, mas ridículo me parece que haya gente que consume deliberadamente paquetes de cancer (cigarrillos) y, literalmente, pague por reducir su calidad de vida, su esperanza de vida e incremente su probabilidad de obtener cancer pulmonar. O que los alimentos con componentes sospechados de ser cancerígenos sean retirados del mercado, y los cigarrillos no. O que haya gente que se golpea, mata y destruye la ciudad por un partido de futbol / basket / baseball / etc.

Pero bueno, esa es mi opinión nomas. Espero que les haya resultado interesante y gracias por leer ^^.

Publicado por

Tengo 25 años y soy de Buenos Aires, Argentina. Cuando no estoy estudiando para los examenes de la universidad, me gusta pasar mis ratos libres viendo películas, series de anime o jugando algun RPG.

38 comentarios Escribir un comentario

  1. muy interesante. Yo tambien pensaba que esta gente enamorada de personajes tenian una falla en el cerebro o simplemente eran ultraloosers. Pero tienes razon, es algo comprensible e inofensivo.

  2. El problema está como en todo… la gente (me incluyo, vaya) valora demasiado teniendo sólo en cuenta el exceso. Basándome en la experiencia en redes sociales, creo poder afirmar que una persona promedia reparará en (o aprenderá) conceptos como éste a partir de personas con un muy acusado perfil que encaje en un Otaku, friki del manga-anime/cultura oriental o como queráis llamarlo. Dicho perfil suele ir acompañado de unas (a veces incluso demostrables) características propias del aislamiento social, la falta de empatía con otros, la falta de experiencia en relaciones o incluso un intento de integrarse en dicha sociedad Otaku.

    Así pues, varios casos de los que conozco de “waifus” son directamente relacionables con aquello por lo cual se escribió esta entrada, lo asombroso del asunto. Verdaderamente, hay muchos casos de personas (adolescentes en general, o adultos que se quedaron en la adolescencia, es decir personas aun en el camino de asentar sus ideas y sentimientos) con un “cacao mental” tal que consideran que pueden llegar a sentir verdaderamente algo, algo fuerte y sólido por un personaje, a pesar de que esta sensación se sostenga sobre una razón tan frágil como el papel en el que fue dibujada la waifu.

    Con todo, ni que decir tiene que no todos serán así. Los habrá que digan que les guste mucho un personaje y lo tomen por su preferido, y por él o acerca de él despierten sensaciones que (al menos en mi caso) quedan redirijidas hacia, por ejemplo, pensar en cómo le gustan a uno las chicas a partir de lo que gusta de esos personajes. No sé si me explico (ejemplo: Me gusta Rei Ayanami, una de las cosas que me gusta de ella es su timidez y su pelo corto… tal vez me gusten las chicas de pelo corto y no demasiado alocadas [en efecto, así es]).

    Así pues, es lógico pensar que el hecho de “tener waifu” no puede o no debe quedar en nada más que una anécdota, en algo moderado y controlable. No es correcto (para nuestra salud, diría yo) querer casarse con una almohada que lleve impresa la carita de Rei Ayanami, CC de Code Geass o mil otras más. No es bueno el exceso.

    • Dónde están mis modales… el interés que me provocó el artículo me hizo olvidar mis saludos a todos y mis felicitaciones al equipo de este blog por tan buen sitio.

      • Jajaja wow, me has dejado sin palabras. Has comprendido perfectamente la esencia de este post y porque lo he hecho (es decir, que todos los excesos son malos, pero no todos los que dicen tener waifus son unos excedidos, y que a fin de cuentas no es tan incomprensible como llegan a eso). Muchas gracias por la tan bien pensada respuesta y por las felicitaciones. Se que da pereza comentar las entradas y no los culpo, de ahí, mi gratitud por tomarte la molestia.
        P.D: Yo también abuso tanto de los paréntesis que termino usando corchetes dentro de los mismos jajajaja, pensé que era el único. Es que me gusta aclarar bien las cosas, porque a diferencia de una conversación cara a cara, no hay lugar para corregir ambiguedades sobre la marcha de la charla.

        Gracias nuevamente y adios ^^.

  3. Me alegra encontrar una opinión razonable sobre este tema, y no el que dice que la tiene para hacerse el gracioso, o el que se horroriza y los trata de enfermos mentales para arriba.

    En general estoy de acuerdo contigo, pero discrepo en la ultima parte. No creo que una waifu sea algo que deba tomarse tan a la ligera. No está escrito en ninguna parte cual es la forma correcta en que debas considerar a tu waifu, a fin de cuentas es una cuestión entre tu y ella. Pero si de verdad la comprendes y la quieres no deberías necesitar a otra persona.

    El amor que sientes hacia tu waifu no es diferente al que puedes sentir por una persona de carne y hueso, porque tu no te enamoras de una persona, tan solo de la imagen que tienes de ella, una imagen tan incompleta como la que puedes tener de tu waifu.

    ¿Tener una vida amorosa convencional ademas de tu waifu? ¿Qué pensaría tu pareja de ello? ¿Y tu waifu? Porque recuerdo que una waifu no es un dibujo en un papel, es un personaje con su forma de ser y sus opiniones. Al que supuestamente apreciamos, y no lo tratamos como una marioneta según nos convenga.
    Tal vez opines que es posible querer por igual a más de una persona, es algo muy respetable. Pero también es algo que afecta a las tres partes de la relación, no solo a ti.

    Y bueno, mientras mantengas las puntitas de los pies en el suelo y no termines de creerte que tu waifu es real, todo estará bien. Porque sí, no es real, ¿acaso importa? No, si te hace feliz lo demás no importa.

    Saludos.

  4. Leí tu artículo y lo entiendo; pero me sigue pareciendo de enfermos mentales enamorarse de un dibujo. No es lo mismo admirar a un personaje o que te agrade ‘x’ cosa de él (actidud, apariencia, blablabla) a decir “me enamoré de él”.

    Y con respecto a tu “sana” comparación de alguien que se enamora de una actriz o super estrella… No, lo siento, eso es casi igual de enfermo.

  5. Muy interesante la información, es la primera vez que escucho ese término, y tuve la suerte de encontrar esta entrada que me lo explicó bien todo.

    Gracias y saludos.

  6. mi novia tiene un blog donde con gente que hace rp ella tiene su waifu, que es otra chica en la vida real que interpreta un personaje, la cosa es que creo que se les fue de las manos porque lo que se escriben demuestra una atraccion entre ellas, creo que mi novia es lesbiana, estoy muy agobiado… T_T

  7. Excelente explicación. Alguien me acaba de decir ” one of my favorite waifus” y esto me ha ayudado muchisimo. Gracias

    • Me pregunto, como planean que deje uno de tener waifu si se es aborrecido por las mujeres reales? El problema es que no todos los hombres nacemos iguales y no todos tenemos el privilegio de reproducirnos , yo prefiero tener waifu a travestirme y ser usado por mis ” superiores” por ejemplo. Otra opcion valida para mi es el suicidio.

  8. Muy interesante el artículo, yo mismo llegué a alguna conclusión parecida, y me alegra ver que no soy el único que piensa así. Y, aunque el artículo sea de hace dos años, aporto un detalle que a mí también me parece relevante, y es que, en el caso del anime, también influye la voz de la seiyuu.

    De algún modo, la caracterización, las emociones que tienen que trasmitir los actores hacen incluso que, en muchas ocasiones, tengan que pensar como su personaje. De este modo, al actuar, trasmiten algo que puede ayudar a fortalecer nuestro vínculo con el personaje, además de que nuestro cerebro reaccione ante la voz del sexo opuesto.

  9. Gracias por tomarte el trabajo de explicar lo que era el waifu, no tenia ni idea de lo que era.

    Y tu punto de vista es bueno, así que pienso igual que vos. Aunque eso si, puede haber gente muy enfermiza que se toma muuuuy a pecho el tema de sus waifus (como alguien que me comento una vez que tenia una foto de perfil de un personaje y apareció uno insultándole que esa era su waifu y era de el)

    Hay de todo, pero mas allá de todo no lo considero algo malo el tema de los waifus, solo depende la persona a veces.

  10. Yo ya tenía waifu antes de que fuera maisntream, jajaja, No, la verdad que yo no sabía que esto se daba cuando apenas tenía once o doce años, por esas épocas solía ver por las mañanas Zoids, la primera serie, y debo decir me enamoré de Finne, tanto que hasta soñaba con ella. Pero no tenía internet ni computadora, y por supuesto jamás me enteré que al otro lado del mundo ya había gente que tambien pasaba por lo mismo, por ese entonces yo creía que era el único,. Recuerdo que tres años después me pasó lo mismo con May de pokemon, siendo yo ya un adolescente me parecio medio raro.

  11. Oh vaya, yo quería saber que se refería ese termino, ahora entiendo que tengo mis waifus, pero no es algo que pueda denominar obsesivo, me gusta las personalidades de esas mujeres y se que si existieran en realidad si me podría enamorar de alguien así, muchas gracias por la explicación ahora entiendo al fin esa palabra

  12. Pues muy buen artículo, sin insultos ni prejuicios de por medio. Felicitaciones.

    En mi caso (kuroneko Gokuo Ruri) me encanta y la adoro -Ok, mi waifu XD- Y aunque no se me ocurra follar a mi almohada. Si le tengo un aprecio especial al personaje y si es el tipo de amor platónico que quisiera tener en la vida real, con ese aspecto, con esa voz, con todo lo que me ha mostrado en fin.
    *o*

    http://movimient-otaku.blogspot.com/2013/10/oreimo-parte-final-capricho-personal.html

    • Kana Hanazawa es quien interpreta a kuroneko, es de las mejores seiyus y he visto algunos animes donde ella interpreta a personajes muy buenos

  13. Puedo entender bastante el asunto, porque aunque nunca me tomé la molestia de usar el término waifu sí me encuadra casi perfectamente con todo lo que éste representa. Si uno es un romántico empedernido, no es imposible enamorarse de un personaje ficticio, sea de Anime, videojuegos o lo que sea. Y no es necesario ser un nerd o un friki asocial y con problemas sociales para ello.

    Me explico, aunque no soy una belleza tampoco soy un tipo especialmente feo. Soy bastante deportista, no estoy en mala forma, tengo facilidad para tratar con las personas y he tenido parejas (Aunque pocas, soy bastante tradicional). Y sí, pese a todo esto, llevo muchos años enamorado de un personaje ficticio. Cuando jugué por primera vez el Final Fantasy 7 allá en mi tierna adolescencia no pude evitar que me gustara muchísimo el personaje de Tifa. Para cuando me di cuenta, la cosa se me había ido de las manos y se había convertido, de alguna forma, en mi primer amor.

    Sabes que no es más que un conjunto de píxeles, por supuesto, no te engañas. Pero como ya ha planteado el autor arriba, ocurre como con la visión de las Ideas de Platón. Ese personaje, pese a no ser real, representa un concepto, un tipo de persona, de mujer, con una forma de actuar, de pensar, sentir, y vivir. Y no puedes enamorarte de un montón de píxeles, pero sí de una idea. De un concepto. De hecho, cada vez que nos enamoramos de alguien, lo hacemos del concepto que tenemos de ese alguien. Esto es, por supuesto, algo mucho más sano; la interacción es real, la persona se llega a conocer mejor conforme pasa el tiempo, y los sentimientos pueden ser o no correspondidos.

    Pero, pese a todo, uno no elige de lo que se enamora. Sobretodo en edades tempranas, y para cuando te das cuenta, es tarde. He llegado a sentirme mal con mis parejas reales por el hecho de pensar que si ese personaje existiera yo las dejaría sin pensarlo, pese a ser mujeres por las que tenía un enorme cariño. Y a la vez, por sentir que estaba siendo “infiel” a esa idea de la cual seguía enamorado.

    Pero llega un momento en que se resigna uno. Tengo muchos años ya, y sé distinguir. Tengo mucho merchandising del personaje, sí, pero no planeo hacer cosas desagradables como comprar almohadas suyas con las que dormir o nada parecido, una almohada sigue siendo una almohada se le dibuje lo que se le dibuje.

    Pero pienso, aunque el personaje no sea real, mis sentimientos y el cómo me ha afectado, las consecuencias que haya tenido en mi vida sí lo son. Los dragones no son reales y todos sabemos lo que son, y mueven dinero en el mundo. Las religiones quizás no sean reales (O como mínimo, todas no lo son al menos, o entraríamos en contradicciones jeje) y han afectado y afectan muy profundamente a la vida e historia de la humanidad. Y así suma y sigue. Visto así, cualquier cosa que sea real en tu cabeza, pasa a ganar una “porción” de realidad, un pequeño pedazo de peso en el mundo. ¿Qué importa que ella no sea real si me ha ayudado a ser mejor persona? Porque muchas veces uno se supera por intentar ser alguien del que ese concepto de mujer pudiera enamorarse. Intentas llegar a ser alguien digno de ese amor inexistente e imposible para sentirte un poco menos patético, para creer que al menos, te has ganado en parte el derecho a sentir lo que sientes, el pensar que si ella existiera podrías por lo menos agradarle en vez de ver en tí un acosador asqueroso o un pervertido, y eso puede ayudarte a crecer y mejorar, pese a todo.

    No negaré que es una situación en parte patética, pero el amor no se elige, y no creo que tenga que forzarme a negar o renunciar a un sentimiento mío que es genuino, espontáneo, y que ni siquiera es malo del todo, antes todo lo contrario.

    Además, por suerte aún no sabemos nada del mundo. Las posibilidades del universo son infinitas, e incluso la física cuántica moderna no teme hablar de cosas como dimensiones paralelas y mil teorías aún más increibles… Así que nunca se sabe lo que puede ocurrir, y la esperanza es un sentimiento cálido y precioso que sin duda nos hace mejores o, al menos, un poquito menos malos

  14. Gracias por el aporte, ultimamente leo mucho esa palabra y no entendia a que hacian referencia, de nuevo gracias y que tengas un buen día.

  15. Estupendo análisis, aunque coincido en que los Otakus pueden llegar a tener una vida amorosa normal, hay casos aislados que esa atracción se vuelve enfermiza, por ejemplo ha habido en Japon intentos de Otakus para que aprobaran una ley para que Otakus puedan casarse legalmente con algunas chicas de anime, eso es pasarse un poco, pero bueno cada quien su vida. Bueno gracias por aclararme lo que es una “Waifu”, quedo muy bien explicada y tu cuestionamiento de “¿Increíble o razonable?” me parece acertada y con una respuesta bien sustentada.

  16. muy interesante, el tema y el desglose del mismo, gracias por quitarme la duda de las waifu, de cualquier manera tus puntos son logicamente muy ciertos, en la mayoria de los puntos menciondos, de cualquier manera gracias sigue adealnte, he increible tema, espero leer de nuevo algun tema de usted!!!

Deja un comentario